CARMONA, LA FLOR DE LOS ALBARQUEROS:

18 06 2008

El primer recuerdo que tengo de este lugar data de mi infancia y de las salidas culturales que realizábamos con el colegio, se entremezclan en la memoria dos imágenes, por una lado una anciana sentada en el soportal de su casa, ataviada de negro, con su pañuelo en la cabeza y su mandil en el regazo, observando silente las evoluciones de aquellos niños que fuimos, y por otro la bella portalada del palacio de los Díaz Cossio y Mier, que en aquel entonces era Parador de Turismo perteneciente al gobierno regional a través de su empresa Cantur. Muchos años han pasado desde entonces, muchas experiencias vividas, que han puesto a Carmona en algún lugar de mi geografía interior. Carmona, es un hermoso pueblo cántabro, enclavado en el valle del río Nansa, aunque perteneciente administrativamente al valle vecino de Cabuérniga, surcado por el río Saja, separados ambos lugares por una collada, o pequeño puerto, con miradores como el ribero, o la vueltuca, privilegiadas atalayas desde donde otear el sin par horizonte de la llanada de Cabuérniga o de los no tan lejanos picos de Peñarrubia y Lamasón.

Está formado por un caserío apiñado en torno a la iglesia, caserío que es compendio de la arquitectura tradicional de Cantabria, con sus solanas y soportales, sus muros cortafuegos, su decoración de pechos de paloma, etc. En el centro de la villa, junto al bar, se sitúa una escultura de nuevo cuño, no ha mucho instalada, esculpida en piedra, que representa una albarca de enormes dimensiones, homenaje a estas gentes como grandes artesanos de la albarca. Pero Carmona habría muerto hace mucho tiempo si gentes como su artesano albarquero no siguieran ejerciendo su oficio ancestral al amor del soportal del bar, cobijado tras una sombrilla de la cerveza San Miguel, que lo mismo resguarda del sol que de la lluvia, y junto a una pila de tarugos de diferentes maderas; roble, haya… que constituyen la base material de este singular calzado.


Desgraciadamente, ese anciano septuagenario, de manos callosas y hábiles, esta enfermo, su asiento a la puerta del Bar esta desierto, con su ausencia se va el espíritu ancestral de una villa que sucumbe al fragor de los tiempos, los ecos de un mundo rural que agoniza para no volver, con sus usos y costumbres hoy en desuso.


Desafortunadamente, escribo estas líneas tras haber recibido la noticia de la muerte de nuestro artesano. Sirva por tanto de homenaje lo escrito, y que Dios le tenga en su gloria. Pervivirá, mientras estemos entre los vivos, en el recuerdo de todos aquellos que tuvimos la suerte de haberle visto desplegar su arte.

ASOCIACIÓN MONTAÑESA PARA LA CULTURA Y EL OCIO.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: